La PNL y el control del peso

La PNL y el control del peso

La PNL y el control del peso

Cinco pasos para cambiar el “pensamiento chatarra” y lograr tu objetivo

Por Fabiola Escobar.

Tras la pandemia muchas personas subieron de peso debido a factores relacionados con emociones como la ansiedad. En este post les cuento cómo volver a recuperarnos a través de nuestros propios pensamientos en una época del año en que todos quieren estar en forma.

 

Las cifras son reveladoras. Según mostró hace unos meses la "Encuesta de Consumo de Alimentos y Ansiedad durante la cuarentena por COVID-19 en Iberoamérica”, realizada en países como Argentina, Colombia, Ecuador, Uruguay y España, entre otros, un 44% de los chilenos aumentó su peso en las primeras semanas de cuarentena y el promedio sería de 8 kilos.

El encierro y la ansiedad son factores determinantes. Sin embargo, es a través de la Programación Neurolingüística (PNL) que te invita a determinar cuáles son los orígenes emocionales de ciertas patologías, como la obesidad o el sobrepeso, enfermedad que además aumenta los riesgos ante un posible contagio de COVID.

Según explica la PNL es la emoción de la desprotección la que impulsa a este aumento de peso, emoción que hoy sentimos más que nunca, ante la incertidumbre en la que nos insertó la pandemia, cuarentenas y la crisis económica.

 

Pensamiento gatillante

Esta desprotección nos activó el “pensamiento chatarra”, que nos lleva justamente a consumir esto: chatarra. Lo grave, es que si nuestro cuerpo y mente se acostumbran, puede convertirse en un hábito muy difícil de erradicar.

La metodología de la PNL nos permite conocer cómo procesamos la información y vivimos nuestras experiencias, enseñándonos a utilizar nuestros recursos internos para generar cambios positivos en nuestra vida, logrando nuestro estado deseado.

 

Origen emocional de las enfremedades

Tal como lo señalo en mi reciente libro, “Cambia tu Historia con Programación Neurolingüística”, toda enfermedad tiene como origen una emoción, y en el caso del sobrepeso es la desprotección. Por ejemplo, la desprotección económica o desprotección emocional. Son muchas las formas en que se manifiestan y mientras no descubramos esa emoción y la tratemos, pese a los esfuerzos que hagamos, no conseguiremos el objetivo deseado.

 

¿Y qué hacer?

Teniendo claro entonces el origen, les comparto unas pautas, siempre desde la PNL, para cambiar esta emoción, reprogramar nuestro cerebro y comenzar en la búsqueda de ese peso ideal o el cuerpo que queremos tener, acompañado además de un cambio mental importante, que nos hará mucho más felices.

Algunos tips son:

  1. Toma consciencia: Siempre pensamos que estamos haciendo las cosas de manera correcta, sin embargo, ¿es cierto? Observa tu rutina, ve que estás haciendo mal, cuál es tu desorden y el por qué lo sigues haciendo.
  2. Sin culpar a los demás: Toma la responsabilidad de tu vida, de tus acciones, de cómo experimentas tu vida es lo que te da la libertad de crear la vida que deseas.
  3. Mira otros modelos a seguir: Fíjate en tu entorno y ve a aquellos que lograron el cambio, cómo lo hicieron, qué los motivó y qué herramientas utilizaron.
  4. Imagina la reacción de los otros: Piensa en lo que te dirá tu pareja, tus hijos, amigos y cómo van a reaccionar al verte con esta nueva imagen.
  5. Imagina el resultado y disfruta ese pensamiento: Imagina que ya has conseguido tu objetivo, que te encuentras en tu peso y experimenta lo que sientes. Imagina que ya no estamos en pandemia y sales a la calle, mira la ropa que llevas y cómo te ves con tu nueva figura.

 

Poder interior

El cambio está en cada persona y es lo que demuestro también en mi libro, en el que entrego y comparto con el lector modelos de sanación de varias enfermedades a través de la PNL para que la gente conozca más sobre esta técnica y cómo aplicarla.

 

Un desafío

Como propuesta final, les dejo un desafío: pongan una fecha de comienzo sin retorno y den el primer paso, repitiendo todos los días: “cada día me siento más linda y delgada” y hacerlo antes de comer, mientras comes y después de comer.