#CitaconVos: Actitud y Gratitud

#CitaconVos: Actitud y Gratitud

Programa #CitaconVos

El poder de la Actitud y la Gratitud

Por Fabiola Escobar.

Les comparto esta maravillosa entrevista que me realizaron mis amigas de Citas de Radio, emisora argentina, con la que colaboraré periódicamente para difundir el mensaje amoroso y sanador de la PNL. 

Les dejo el link para que la escuchen y además comparto con ustedes la transcripción para quienes sean más visuales.


Cita con vos.

Conduce Maria Elisa Peirano

 14 de abril 2021

 

Fabiola Escobar: Actitud y Gratitud

 

María Elisa:

Bueno y es un gusto para mí darle la bienvenida a su primera participación del año en Citas de Radio una nueva columnista de lujo que se comunica desde Chile. Está en línea Fabiola Escoba. Ella es especialista en PNL, fundadora de Cegratex, una referente mundial, se puede decir, de la Programación Neurolingüistica.

Estoy tan contenta de que esté con nosotros y nos esté brindando su sabiduría, que la verdad que no lo puedo transmitir… Cómo estás Fabiola, bienvenida. Hoy hablas de actitud y gratitud.

 

Fabiola Escobar:

Muchas gracias por la invitación y ya puedo partir con mi tema de compartir con todos ustedes los que me escuchan, a este título que pusimos de cómo es vivir con actitud y gratitud. Son palabras que poco se usan, aún cuando las entendemos. Y yo, relacionando lo que estamos viviendo a nivel mundial y a nivel personal, estamos todos con una actitud mental quizás negativa, quizás neutra, muy poco positivos y lo mismo, la falta de gratitud a lo que sí tenemos, a lo que sí hemos conseguido, a estar vivos o sanos.

También genera como una reflexión cuando estamos viviendo en esta falta de gracia, que le podemos llamar incluso des-gracia.

Es muy interesante el poder del lenguaje, cuando tenemos que ayudarnos y sobre todo, uso el plural de todos ayudarnos. Cada uno aportará con alguna actitud o algún estado de gratitud para subir la energía. Y esto tiene que ver mucho con la medicina cuántica con la Neurología, con la Microbiología, ahora tan en boga, cuando pareciera que todos somos ya expertos microbiólogos con el virus y pareciera que todos estamos informados de cómo es el comportamiento del virus…Y nadie se ha informado del comportamiento de nosotros, cómo nosotros compartimos la vida y cómo también nosotros podemos atender el sistema inmunológico y de poder potenciar específicamente la protección para que este virus no entre en esta energía, que puede estar baja cuando la actitud es baja, o cuando la actitud mental es negativa, o cuando nos falta verbalizar la palabra gracias.  El campo electromagnético de nuestra materia, de nuestro cuerpo pránico sí o sí baja. Eso está medido, eso se puede discutir, es para dar una charla una clase muy grande, y en palabras simples, cuando tú estás con una energía baja, si o si tus acciones o tu actitud, si analizamos la palabra, tu hacer, tu conducta va a ser distinta.

Y menos vas a dar gracias si estamos viendo noticias, cuando no están informando tanta cosa trágica, cómo dar las gracias de lo que estamos escuchando, mirando.

Sin embargo estamos más atentos a mirar noticias que mirarnos a nosotros o escucharnos a nosotros, que tenemos un poder gigante de movilizar estos campos electromagnéticos, estos electrones que están en cada átomo de nuestra materia orgánica y que el espacio que hay entre cada uno de estos orbitales se llama quánto y de esa palabra quanto nace la medicina quántica y la neurolingüística donde podemos apoyar a tanta gente diciendo cambio tu lenguaje, ocupa palabras positivas para ti, mírate más a ti que mires las noticias o televisión, escúchate más a ti que escuches a la gente que está diciendo qué hay tanto miedo…

Uno de los ejercicios prácticos para poder cambiar este estado es cambiar las palabras. Por ejemplo, en vez de decir “miedo al virus” poder decir que tengo “odeim” (miedo al revés) al virus. Lo hemos hablado en alguna otras ocasiones, cómo cambia la estructura de tu mente y de tu cuerpo cuando tú cambias o desestructuras tu language con palabras que son claramente negativas. Entonces, si nosotros pudiéramos decir que tenemos “odeim” a la pandemia, que tenemos odeim a las imágenes que vemos en televisión, el cerebro no sabe qué hacer y lanza cualquier imagen menos la imagen negativa que está asociada a la palabra miedo.

Es un ejercicio muy práctico, muy común, muy fácil de hacer, sobre todo para los niños cuando repiten tanto esa palabra. Entonces si lo vinculamos a la actitud mental que todos estamos hoy día conviviendo en algo parecido, en algo común no nos queda más que tener herramientas mentales y por supuesto con un conocimiento científico, que podamos a nosotros mismos demostrarnos o nuestro sistema inmune más poderoso o no esta materia orgánica más protegida o lo que sea que a ti te favores que te haga bien. Si crees y tienes fe en algo superior a nosotros, ocupa ese lenguaje para que tu actitud mental sea sí o sí positiva, y por consiguiente tú estado de gratitud, en permanencia.

Yo escribí un libro que de llama “Cambia tu historia” y en uno de los capítulos hago mucho, mucho énfasis, en que cuando nosotros estamos sanos, o conseguimos algún resultado de negocios, o una relación de pareja es lindo, o aquella persona que no podía tener hijo pudo tener hijos, cómo mantiene o como hace permanencia en su estado de contento o en su estado de logro. Porque conseguimos resultado y después que nos pasa cambia la actitud cambia el lenguaje y parece que nunca estamos conformes, nunca estamos contentos. Entonces la alta concentración de mantener y permanecer en una actitud mental positiva, asociada a estas palabras tan simples, como gracias, como verbalizar y reconocer lo que somos, lo que tenemos, lo que podemos lograr, es tan, tan importante, que a veces nos cuesta lenguaje poder ayudar más a que la gente active esta permanencia. Es como que el desánimo se activa muy rápido por los estímulos externos y no hay consideración de lo que vemos y escuchamos en nosotros mismos.

Eso es como mi mensaje en general, para que podamos movilizar y unir a toda la humanidad, sobre todo personas que muchas veces tan cerca nuestro y realmente su lenguaje es de mucha pobreza o de mucha destrucción y ustedes saben, y todos sabemos y todas las ciencias saben y están de acuerdo en que el lenguaje crea realidad.

Por lo tanto el peligro de ocupar o escuchar palabras tan negativas y destructivas, de verdad que es un riesgo muy importante a la salud.

Ese es María Elisa mi mensaje fuerte a cómo estamos unidos y cómo podemos convivir con lo que está pasando.

María Elisa:

Fabiola, escuchándote hablar sobre la gratitud, cómo sería un ejemplo, digamos de una de un estado de gratitud que que deberías decirte a vos mismo o decirle a los demás para manifestar ese estado de gratitud.

Fabiola Escobar:

Sí un ejercicio muy simple que hace cambiar tu campo electromagnético es decir tu nombre. Puede ser con voz interior o con voz exterior, y repetir 3 veces la palabra “gracias”. Esto tú lo puedes hacer conduciendo, en un semáforo, en un disco pare, lo puedes hacer caminando, en la ducha, es como permitirte… imagínate lo que se ha podido demostrar, que entre 15 y 17 segundos tú puedes cambiar el campo electromagnético de tu cuerpo orgánico y mucho, mucho documento, muchos argumentos hay para esto, sin embargo desde la practicidad un estado es verbalizar la palabra gracias. Yo a veces he dado ejercicios muy interesante ­–que me piden después de argumentación de todo– es que si me preguntas eso, otro estado de gracia es besar las paredes de tu casa por dentro o por fuera, darle las gracias al espacio al material que está compuesto, que hace que tú estés ahí dentro de tu dormitorio o sentada, en un sillón, un beso al piso, son una señal. Cuando tú le das un beso a un bebé o un niño, un beso a tu marido, sí o sí va la energía del cariño, del amor. Imagínate algo así al espacio, o una pared, o un beso a algo material, a tu cocina. Imagínate la energía cómo sube y cómo eso se mantiene en un estado de gratitud. Es como cuando tú recibes un regalo y tú das un beso de gracias, entonces un gesto. Lo otro es algo verbal.

María Elisa:

Qué bueno Fabiola. Bueno gracias, gracias, gracias por esta columna

Fabiola Escobar:

Claro que sí, claro que sí. Es aprender, María Elisa a permitirse también las personas a conocer, a aprender cuando estamos en en situaciones tan limitantes como hoy día, que con quien tú hables está instalado un lenguaje muy negativo. Son pocas las personas que están hablando en positivo.

María Elisa:

Justo hablábamos de eso en el principio del programa, qué importante cuidar nuestras conversaciones… Bueno Fabiola, te agradecemos muchísimo por estar, por estas palabras tan sabias, y además tan sencillo, porque el lenguaje está la mano de todo el mundo…

Fabiola Escobar:

Fíjate tú que muchas veces que me ha tocado dar tantas conferencias, las personas dicen que es impresionante y la limitación que tenemos, porque se activan emociones desconocidas. Imagínate tú dándole un beso a la pared de tu casa. Es como que algo tan imagina que tan simple, pero tenemos y se nos activa una emoción distinta, o sea la palabra más simple es “como raro”… pero si tu hijo te ve, es  por qué estás haciendo eso, es como le dan un automatismo desde lo neutro raro y desde lo negativo, que como que es ridículo, como que no tiene nada que ver. Porque nadie nos ha enseñado a valorar o agradecer el plano espacio, el plano tiempo, el plano material…Fíjate en eso, es cómo le vas a agradecer al aire que existe, cómo le vas a agradecer a tu casa,  si pagaste dinero y te esforzaste… bueno pero ahí está tu energía.  Imagínate lo contrario, cuando hay peleas, cuando hay problemas, cuando hay penas . Imagínate la energía que queda ahí en el espacio, en lo material y esto desde el punto de vista físico-químico. Ni siquiera yo dicho otra palabra, o sea como qué energía, qué longitud de onda, qué vibración hay en este espacio llamado casa, dormitorio u oficina, que me permite estar muy contenta o me permite estar triste, o enferma o sana. Entonces, la responsabilidad de aprender o permitirse, como te dije al principio, conocer un poquito más algo tan simple y al mismo tiempo tan poderoso, querida María Elisa, tan, tan poderoso, de verdad que moviliza a mucha gente a hacerlo y después todos sonríen es tanto, así como “oye qué lindo el trabajo, tienes razón, nunca había besado a las paredes de mi oficina y gracias a mi oficina tengo lo que tengo…” S

María Elisa:

Muchísimas gracias y nos encontramos nuevamente el mes que viene. Es un lujo tenerte, gracias Fabiola.

 

 

 

 

s2Member®